Metodología y actividades en el ámbito comunitario

Los objetivos de ámbito comunitario que se acaban de considerar, en relación con la participación ciudadana y la convivencia intercultural, se materializan en torno a las diferentes actividades que cuentan con una metodología común. La importancia de las actividades reside en los resultados obtenidos y en el impacto generado en la comunidad.

Para avanzar en la consecución de los objetivos convivenciales y participativos tenemos que contar con dos principios metodológicos claves: el conocimiento de la comunidad y el trabajo en red. Teniendo en cuenta esto, las actividades que se realicen se tienen que centrar en cuatro categorías en función de los objetivos que se persiguen:

- Ofrecer información como herramienta básica para poder conocer los recursos y los canales de participación.
- Proporcionar formación centrada en las habilidades sociales.
- Promover la interacción entro todos los habitantes del municipio, es decir, se busca dar lugar a un conocimiento mutuo a través de una interrelación positiva con el otro, con el objetivo último de lograr la convivencia intercultural.
- Generar aspectos de y para la reflexión.



- Principios metodológicos generales:

Dentro del ámbito comunitario se deben seguir dos principios metodológicos generales:

- Conocer el contexto donde nos vamos a desenvolver.
- Actuar en coordinación con los distintos agentes sociales de la comunidad.

Lo primero que debe realizar un agente de intervención, como puede ser un educador al llegar a una zona de actuación, es el conocimiento de la comunidad donde va a realizar su labor. Se trata de conocer el contexto en el que se va a desenvolver: la población, las relaciones y los contactos que tienen lugar, las redes migratorias y el tejido asociativo.

A partir del conocimiento de la comunidad, los educadores también deben acceder a las estructuras y canales de trabajo que ya existen en el entorno. Por la propia naturaleza del ámbito comunitario, los educadores necesariamente han de trabajar en red, así como el resto de profesionales que componen los Servicios Sociales municipales y las otras entidades públicas y no gubernamentales.

1.Conocimiento de la comunidad:

Para poder alcanzar los objetivos marcados previamente es necesario conocer el contexto donde los educadores se van a mover. Conocerlo desde dentro nos permite introducir la perspectiva intercultural como línea transversal de trabajo.

Si tenemos en cuenta que la realidad social es cambiante y dinámica y que la lógica de las migraciones varia en muy poco tiempo, es fundamental para el trabajo diario salir a la calle a conocer esa realidad y saber exactamente qué está ocurriendo. Con esto se consigue detectar las necesidades y  demandas de toda la población y adecuar las actividades que se programan en los municipios a las mismas, averiguar las problemáticas, percibir y prever los conflictos que puedan surgir y detectar las oportunidades que surgen de interacciones espontáneas.

La mejor técnica que permite esto es la observación de la realidad, a partir de la cual llegamos a conocer la situación social de la población inmigrante y de la autóctona. A través de esta observación se busca que el educador llegue a empaparse de la realidad de la comunidad donde va a intervenir con la población inmigrante, debiendo seguir cuatro etapas fundamentales:

- Describir la realidad de la presencia inmigrante en los barrios y el entorno más cercano.
- Identificar y valorar las percepciones de los diferentes actores sobre ello.
- Interpretar esa realidad con el fin de hacerla compresible y transmisible.
- Presentar una serie de alternativas y propuestas para la acción, sobre las que diseñar planes de mutuo acuerdo con los responsables de los Servicios Sociales de cada zona.

Todo este proceso de trabajo e indagación de la realidad comprende una serie de técnicas de investigación que permiten acceder a la información que nos interesa obtener, como son: la entrevista informal, la observación propiamente dicha, el análisis de los datos secundarios y de la documentación disponible en cada momento, etc. En este sentido, el educador conoce la realidad donde va a trabajar a través de la combinación de dos tareas básicas y complementarias:

El conocimiento documental:

Consiste en acercarse a la realidad desde fuentes documentales que permiten al educador situarse en el contexto en el que se desenvuelve y acceder a datos sobre la población en el municipio, instituciones existentes en el mismo, etc. Las fuentes más utilizadas y que están a disposición de los profesionales en los Servicios Sociales Municipales son:

- El Padrón Municipal de Habitantes: ofrece información actualizada sobre la población empadronada en el municipio. Se trata de datos cualitativos clasificados por: nacionalidad, sexo, edad y otras variables disponibles. También incluye un análisis sobre la evaluación de la población de origen extranjero en relación con años anteriores. Estos datos reúnen información de todo el municipio, de sus zonas y barrios.

- Otras fuentes cuantitativas: las más utilizadas son las del INSE (Instituto Nacional de Estadística) que, además de ofrecer datos sociodemográficos, aportan datos laborales, niveles de ocupación, tipos de empresas, escolarización, tasas de actividades económicas, etc.

- Otras fuentes documentales: todo tipo de publicaciones que ofrezcan la información necesaria en cada momento.
El trabajo de calle:

Consiste en recorridos por la zona de actuación con el objetivo de contactar directamente con la realidad cotidiana de la comunidad. Pueden ser a su vez de dos tipos:

- Programados: son aquellos recorridos que el propio educador diseña como parte de su trabajo en función de la información de la que ya dispone. Los recorridos se realizan por las calles, plazas, parques, mercados, comercios, locutorios, restaurantes, parroquias, centros de salud, y, en general, todos aquellos lugares que permiten conectar con la gente y pulsar la vida social.

- Espontáneos: se realizan aprovechando que el educador tiene que realizar gestiones y desplazamientos, es decir, a través de estas actividades también está observando lo que ocurre en la zona de intervención.

Gracias a esta recogida de información, los distintos profesionales (y especialmente los educadores) pueden conocer cuáles son las características sociales y económicas de la población inmigrantes y de la autóctona, así como las posibles problemáticas, interacciones y las dinámicas que se dan entre ellas. Por ello, es preciso trabajar de forma detallada en cuatro áreas específicas de conocimiento sobre la comunidad, como ya se dijo: la población a través de datos sociodemográficos, mercado laboral, problemáticas detectadas, recursos existentes; las relaciones sociales y los contactos en espacios abiertos y cerrados; las redes migratorias; el tejido asociativo.

2. Trabajos en Red:

Los educadores trabajan dentro de un equipo interdisciplinar en los Servicios Sociales municipales compuesto normalmente por trabajadores sociales, psicólogos, orientadores laborales, abogados, etc. Además, existen en los distintos barrios redes de trabajo en las que confluyen instituciones, organizaciones y asociaciones que han configurado ya grupos en torno a temas específicos como la infancia, la educación, la prevención, la familia, etc. Las Mesas son espacios de encuentro de todos los profesionales implicados en una temática concreta. El objetivo de los educadores, en este caso,  es coordinarse con las actuaciones de los distintos profesionales a través de una acción integral para evitar duplicidad de funciones y solapamientos de esfuerzos en lo que a la población extranjera se refiere.

El papel del educador, en estos casos, es participar como un integrante más para aportar la perspectiva teórica de la interculturalidad aplicada a situaciones particulares y sus conocimientos sobre las dinámicas, problemáticas, claves, tendencias, etc. en inmigración. Los educadores no sustituyen a los profesionales que ya están trabajando en la zona de actuación, sino que se integran dentro de un equipo más amplio que trabaja con la población de origen extranjero en los Servicios Sociales municipales. Los educadores, en este sentido, pretenden servir de puente entre unos recursos y otros:

-    Coordinándose con otros profesionales a través de una acción integral para evitar duplicaciones y solapamientos.
-    Integrándose en un equipo de trabajo más amplio.

- Actividades en el ámbito comunitario:

En relación a las actividades en el ámbito comunitario, podemos citar las siguientes como las más importantes a realizar:

-    Actividades de Información:

Las actividades de información son fundamentales a la hora de hablar del trabajo  en el ámbito comunitario. A través de estas actividades se persigue difundir los recursos existentes y los canales de participación. Esto es crucial porque si los ciudadanos no están bien informados ¿cómo van a poder participar en la comunidad?.

La particularidad de estas actividades es el carácter que tienen de comunitarias, ya que se trata de actividades planificadas y diseñadas desde las diferentes entidades sociales que trabajan en una zona concreta para la población de origen extranjero. Se trata de actividades a través de las cuales la comunidad receptora informa y recibe al nuevo vecino. Por otra parte, constituyen una vía de contacto entre personas con problemáticas semejantes (población de origen extranjero y autóctona) dando lugar a la formación de unas primeras redes informales:

-    Sesiones de acogida.
-    Charlas informativas.
-    Puntos de información.
-    Guías de recursos.

-    Actividades de Formación:

Dentro de este grupo de actividades nos encontramos con todas aquéllas cuyo objetivo es ofrecer formación a toda la población de la comunidad con la perspectiva siempre subyacente del fomento de la integración social de los inmigrantes y la convivencia intercultural:

-    Talleres de formación.
-    Cursos ocupacionales.

-    Actividades de Interacción:

La Convivencia Intercultural como meta siempre presente y la interacción positiva entre las partes es uno de sus elementos fundamentales, puesto que para poder hablar de tal convivencia tiene que haber contacto y cooperación entre la población autóctona y la población extranjera. Pues bien, los educadores dentro de su planificación incorporan también como algo fundamental el diseño de actividades que faciliten este contacto. En este sentido, podemos hablar de tres grandes grupos de actividades: las temáticas, las interculturales y las de reflexión:

- Temáticas: tales como Jornadas Ciudadanas, Día de la Madre, Día Intergeneracional, etc. El objetivo inicial es superar el punto de partida en el que se encuentra la población de origen extranjero, ya que una de las primeras situaciones del inmigrante cuando llega a la sociedad de acogida es que su pasado y su bagaje se pierde en el proceso de adaptación en la nueva sociedad. La formación y la experiencia se pierden muchas veces y no son tenidas en cuenta. Así, no es extraño ver a personas con estudios superiores realizando trabajos y tareas correspondientes a otro nivel formativo o bien realizar trabajos no acordes con la experiencia que poseen.

- Interculturales: tales como actividades de educación intercultural en centros escolares con alumnos (grupos y minorías), padres (autóctonos y extranjeros) y profesores. También con Jornadas Interculturales en las que se realicen talleres, mesas de debate, etc. Son actividades que aplican la perspectiva de la interculturalidad a la educación con el objetivo de lograr la convivencia desde el aula. Se realizan en las escuelas infantiles, colegios, institutos, asociaciones...

- Reflexión: a través de grupos de discusión.
- Actividades de reflexión:

Son actividades que buscan la creación de espacios de diálogo y debate. Los temas sobre los que gira la reflexión tienen siempre que ver con la convivencia. El papel del educador consiste en organizar estas actividades, en ser un mero participante o bien coordinar su realización dentro de un conjunto más amplio de actividades. Ejemplos de estas acciones son: las Mesas Redondas, los Debates y la organización de Grupos de Discusión:

- Las Mesas Redondas y los Debates generan la apertura de canales de diálogo desde y para la comunidad. Los temas a discusión se centran en la convivencia y persiguen fomentar la comunicación a todos los niveles: asociativo, ciudadano, institucional, etc.

- Los Grupos de Discusión consisten en abrir un espacio de reflexión en el que los participantes sean los propios inmigrantes y que hablen en torno a qué supone la inmigración a medio y largo plazo. Es decir, son los propios protagonistas los que explican a los vecinos sus historias de vida, por lo que se está fomentando su participación en la comunidad y se da a conocer su realidad como paso necesario para que tenga lugar el acercamiento y el contacto intercultural.





imagen animacion servicios educativos y tiempo libre
ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es

http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03



Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram